¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos
El segundo jueves de noviembre se ha llevado a cabo un nuevo encuentro de El Vino del Mes y nos invade una alegría enorme porque poco a poco nos acercamos al primer aniversario de la gestación. Esta es la décimo primera reunión, y vemos como un objetivo se va cumpliendo. Doce meses, doce vinos.

Antes de meternos de lleno en la reunión de noviembre, les contamos que, tal como adelantamos por facebook, hacia fines de octubre estuvimos con Matías Markez de Distra Activesea, distribuidores en argentina de Herederos del Marqués de Riscal.

En dicha reunión adquirimos una caja de Marqués de Riscal Reserva 2005 que es un vino que vamos a degustar en una futura reunión y Matías nos ofreció para degustar dos jereces. El primero que probamos fue el Morenita, de color ambar y bastante ligero. El segundo fue el Pedro Ximenez, de color oscuro, aroma tostado, denso y con mucho sabor a pasas. Ambos muy dulces y exquisitos. Los dos productos son de la bodega Emlio Hidalgo de Jerez de la Frontera, España.

Matías nos comentó que está llegando un embarque con un pedido importante que comenzarán a comercializar. Además nos obsequió dos botellas de Braña Vieja, un Tempranillo y un Rosado para que degustemos. Estos son vinos de Navarra que son, tal como nos explicaron, "para todos los días".

Ahora si, nos metemos en la reunión de este mes. El vino del mes de noviembre resultó ser un O.Fournier Syrah 2002. El mismo lo adquirimos en una muy buena oferta de Ligier  a raíz de la recomendación que nos hizo Ariel en la reunión anterior.
Desde hace varios meses, veniamos pensando en que en alguna de las reuniones teníamos que hacer una fondue de quesos. Finalmente encontramos el momento justo para hacerla. Para ello, nos hicimos de la Fondue de Quesos Sancor que viene con la combinación justa de quesos necesarios. 
Por otro lado, Maxi tenia unos puntos en la tarjeta y los canjeó por fondue que fue estrenada en esta reunión. Y ya que hablamos de estreno, hace unos días compré un decantador de Cristal de Bohemia en Enfoke que también formó parte del ritual de esta jornada.

De antemano sabíamos que esperar la decantación y aireo del vino y la preparación de la fondue iba a tomarnos un tiempito, entonces hemos tomado una decisión acertadísima. Armamos un menú de dos pasos y aprovechamos para degustar el Braña Vieja Rosado bien frapé como nos recomendaron.

Como siempre, antes de arrivar a destino, pasamos por El Cañon donde compramos pan recién horneado (esta vez mignoncitos y flautitas para hacer bruschetas) y unos brownies para el café.


Ya listos para iniciar la preparación, comenzamos por el primer paso que fue armar una bruschetas en cuatro variedades. Para ello se cortaron las flautitas y se dispusieron rociadas con aceite de oliva en una placa y al horno. Cuando estuvieron listas (semi tostadas) preparamos las variedades: tomatitos secos y albahaca, berenjenas preparadas y condimentadas con ajo, paté de centolla (obsequiado por nuestros amigos del ACA de Chascomús) y pasta de aceitunas (de MammaRosa, adquirido en la Feria de las Naciones), y también formaron parte del primer paso unos corazoncitos de alcaucil Complacer.


En este primer paso degustamos el Braña Vieja Rosado, servido a 8°C aproximadamente. Un vino frutado, fresco, con aromas a frutas rojas y sabores de fresa sobre la base de la uva garnacha, procedente de Navarra. 
A nuestro humilde entender, consideramos que este vino puede andar muy bien con un postre (quizás deberíamos haber seguido la recomendación de degustarlo con una ensalada fresca para poder apreciar su potencial).








Mientras disfrutábamos el primer paso, el Syrah se fue aireando en el decanter. Para ello, previo a la preparación de las bruschetas, hemos realizado el descorche y no podemos dejar pasar por alto que en dicho proceso, el corcho se rompió (por tal motivo en esta publicación no encontrarán la clásica foto del corcho). No sabemos cual pudo haber sido la causa pero nos gustaría escuchar comentarios de los especialistas al respecto.




Finalizada la degustación del rosado y listos para iniciar el segundo paso, comenzamos con la preparación del mismo. 
Maxi fue el encargado de preparar la fondue. Siguiendo recomendaciones, cortó la pasta en cubitos muy chicos y la colocó en la cacerolita de teflón. Fue agregando lentamente la ración de vino blanco necesaria y revolviendo en ocho con cuchara de madera.
Mientras tanto, se fue horneando el pan (en rodajas) y por otro lado se cocinaron las salchichas alemanas y húngaras ahumadas y chorizo alemán ahumado.
Una vez finalizada la cocción de estos ingredientes se cortaron y se pusieron en bowls separados. Por otro lado se sirvieron los nachos y los tomatitos cherry. El pan tostado se cortó en cubitos y se puso la panera correspondiente.
Cuando el queso estaba en su punto justo, se pasó a la fondue y se llevó todo a la mesa.
Encendimos el mecherito (renegamos bastante porque se apagaba hasta que lo resolvimos agregando un algodón empapado en alcohol) y nos preparamos para comenzar a degustar. Obviamente, previo ritual fotográfico y brindis.







El O. Fournier 2002 es un 100% Syrah que proviene de un viñedo de 47 años. Se añejó por 17 meses en barricas nuevas de roble francés (80%) y americano (20%). Es un vino que obtuvo varios premios, entre ellos, 94 puntos en la Wine Advocate (Robert Parker) y 91 puntos en la Wine Spectator.
De color  púrpura, con aromas de estilo animal, como carne, sobre un fondo frutal del tipo arándanos. Al agitar aparecen aromas de humo y cuero.
En boca, sedoso, rico y muy bien equilibrado, de final medio.
Es un vino muy elegante y recomendable a pesar de su alto precio.






En cuanto a la fondue podemos decir que por ser nuestra primera experiencia estuvo muy buena. Los ingredientes seleccionados fueron ideales, y las cantidades también (quizás exageramos un poco con la suma de las bruschetas del primer paso). Ahora, para la próxima vez (tal como dijo Maxi, hay un antes y un después de la fondue) buscaremos mejor el punto del queso ya que el que obtuvimos fue algo espeso. Tal vez un poco más derretido hubiese ofrecido otra experiencia.
De todos los ingredientes, el más recomendable fue el chorizo ahumado de tipo alemán (de "La Fiambrería" de Jumbo).




Luego de los dos pasos, y prácticamente si más espacio para seguir degustando, hicimos un nuevo esfuerzo para probar la nueva edición limitada de Nespresso: la variedad Kazaar de intensidad 12 (muy fuerte). Como era de esperar, impresionante. Y para que el café no se sienta solo, lo acompañamos con unos brownies.
Para la segunda vuelta de café, me tomé un Dulçao do Brasil.



Nuevamente hemos incorporado un mini show de magia en la reunión, donde hicimos un juego alegórico por los vinos degustados (tinto y rosado) y también magia a pedido del público (con pelotitas). Dejamos abiertos los comentarios del post (y el facebook) para que hagan sus pedidos para la próxima.
Acá compartimos los videos con todos ustedes:






Antes de cerrar la publicación queremos felicitar a nuestros amigos de Tribunal Deportivo por haber obtenido  uno de los premios Faro de Oro y agradecerles por la difusión de El Vino de Mes que están haciendo.
La próxima degustación, diciembre, será el mes doce y habremos cumplido nuestro objetivo, prepárense!!

Hasta la próxima publicación!!

Información útil: