¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos

UN NUEVO HORIZONTE, UN NUEVO TERRUÑO



 Esteban Bruno    12 de agosto de 2014 16:49    Etiquetas:,,,,,,,, 
Si yo te digo que visité una pequeña viña en la Provincia de Buenos Aires, seguramente lo primero que pienses es en la zona de Médanos al sudoeste de la Provincia. A lo sumo, si estás metido en el mundo del vino podría ser que pienses en el nuevo proyecto que se está desarrollando desde hace dos o tres años en la zona de Chapadmalal. Pero no. Ninguno de los dos casos. Paso a contarte.

A solo 260 km. al noroeste de  Buenos Aires, se encuentra la ciudad de Junín, donde un grupo de amigos se animaron a iniciar un proyecto vitivinícola. Los socios de este emprendimiento son Mariano Tessone y Juan Pablo Richelmini (que nada tenían que ver con el mundo del vino, hasta ahora) y contaron con la colaboración de dos amigos: el Ing. Agrónomo Agustín Idoyaga y Gerardo Pereyra, quien realizó la carrera de Sommelier  y trabajó junto al enólogo Luis Fontana en la Escuela Argentina de Vinos.
Para poder llevar adelante el proyecto, contaron con el asesoramiento profesional de la consultora Eno-Rolland, de la mano de Gabriela Celeste quien luego de conocer el lugar, analizar el suelo y clima de la región, diseñó el viñedo.
Se adquirieron 1.157 plantas en el vivero Mercier de Lujan de Cuyo y se plantaron en un espacio de media hectárea en 13 hileras de 89 plantas cada una con sistema de riego por goteo. Las cepas fueron seleccionadas de acuerdo a las condiciones del lugar y resultaron ser: 
  • 592 barbechos de Malbec (plantas a raíz desnuda) implantados entre el 8 y 9 de noviembre de 2013, 
  • 500 plantines de Petit Verdot implantados el 16 de noviembre de 2013, y 
  • 65 plantines de Cabernet Franc implantados el 13 de diciembre de 2013.
Arriba a la izquierda, Gabriela Celeste. Arriba a la derecha, los barbechos de malbec. Abajo a la izquierda tarea de implantación terminada. Abajo a la derecha, Agustín, Mariano, Gerardo y Juan Pablo.


La nobleza de la vid
A las pocas semanas de darle vida a la finca, las plantas comenzaron a crecer a pasos agigantados, echando ramas de buena calidad y sarmientos de gran longitud. Al tiempo aparecieron hojas y casi de manera inevitable comenzaron a aparecer las amenazas típicas.
Un día, hormigas. Muchas. Otro, gatas peludas. Otro, langostas negras. Todo esto generó un aprendizaje constante en el grupo para combatir, cuidar y mantener el viñedo. Cuando había que fumigar, Mariano se preguntaba “¿Cuánto va de esto? ¡Soy abogado, no jardinero!” 
La cosa es que las vides fueron creciendo, y pasó la primavera, el verano, el otoño y llegó el invierno y con él, el momento de podar. En las siguientes fotos se ve como fue cambiando con el correr del tiempo.



La poda
A principios de Julio recibí un llamado de Gerardo invitándonos a participar de la primera poda de la viña que estaría guiada por Gabriela Celeste. Sin dudarlo aceptamos, conseguimos unas tijeras y nos preparamos para ir. El 25 de julio, junto al sommelier Mauro De Luca pasamos a buscar a Gabriela que había llegado desde Mendoza la noche anterior y partimos rumbo a Junín con mate, facturas y sandwichitos en el auto.
Alrededor de las 11:00 llegamos  y nos estaban esperando para iniciar una gran jornada.
Una vez acomodados, cada uno con su tijera (Mariano, Juan Pablo, Gerardo, Mauro, Maxi y yo) nos ubicamos alrededor de la primera planta y Gabriela nos mostró cómo llevar adelante la poda.  Aquí comenzó la odisea. Cada planta requería mucho análisis (grosor y forma del tronco, cantidad de yemas, forma y orientación de las ramas, etc.) y varias decisiones a tomar (selección del sarmiento correcto, cortar a dos yemas, guyot, corte al alambre, etc.). Si bien al principio fue difícil decidir, a medida que avanzábamos Gabriela nos iba aconsejando por dónde cortar y poco a poco fuimos agarrando ritmo. Se avanzó hasta que Juan Pablo desapareció y a la voz de aura colgamos todas las tijeras. La picada estaba lista y “hacía mucha sed” entre los podadores.


El incentivo
Como premio por haber recorrido tantos kilómetros, soportado la “ola de frío polar”, y haber estado podando  durante la mañana, los anfitriones nos recompensaron con una tabla con lomito, sopresata y panes caseritos a modo de picada. Como plato principal un terrible costillar a la parrilla que se hizo a fuego muy lento, habiendo estado casi cuatro horas asándose y estaba para comerse hasta los huesos.
Por supuesto todo esto fue regado con varias etiquetas como Giménez Riili Buenos Hermanos Merlot 2010, Animal Cabernet Sauvignon, Cicchitti Malbec 2011 y Château Amado Malbec 2011.



To be continued
Antes que nos agarre la modorra y caiga el sol, volvimos al campo. Esta vez, por sugerencia de Gabriela, cada uno siguió por una hilera y se avanzó mucho más rápido.  La consigna de “cortar al alambre” había sido una gran idea y facilitó la toma de decisiones a los que nunca habíamos realizado esta tarea. Otro aspecto que hizo acelerar la poda, fue que se dejó el atado para el final.
Alrededor de las 17:15 Maxi, Mauro y yo emprendimos el regreso a Buenos Aires aunque confieso que particularmente me quedaron ganas de seguir allí. 


Concluyendo la poda
Durante el fin de semana, continuaron trabajando en la viña y el lunes recibimos mensaje de Gerardo  indicando que habían concluido las tareas de poda, atado y limpieza
Desde ya dejamos expresados nuestros deseos de éxitos para este proyecto y estamos profundamente agradecidos por habernos permitido participar de esta hermosa experiencia.

Antes de la poda

Después de la poda

* Las fotos y los collages sin marca de agua pertenecen a Gerardo Pereyra.

Acerca de Esteban Bruno

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas euismod diam at commodo sagittis. Nam id molestie velit. Nunc id nisl tristique, dapibus tellus quis, dictum metus. Pellentesque id imperdiet est.

10 comentarios:

  1. Mis mejores deseos para los emprendedores desde aquí. Lamentablemente no pude acompañarlos, pero la próxima estaré por allí.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Esteban, Maxi y Mauro por "prenderse" en esta locurita, que espero continúe como hasta ahora!! Y por supuesto que Ariel, Francisco, Adrian, Lionel y tantos otros están invitados a compartir una charla y un vino... Gracias y abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena nota.
    Muy buen emprendiento.
    Muy buena experiencia.

    La próxima inviten!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Vamos a tener que agarrar el auto !!! Salud !!! Felicitaciones y mucha suerte !!!!

    Linda nota !!!

    ResponderEliminar
  5. Estimados:
    Que bueno que sigan apareciendo proyectos viti-vinícolas en todo el país !! Eso no hace más que demostrar el espíritu emprendedor de los Argentinos, así como la nobleza de la vid para adaptarse a todas las latitudes !!
    Esperamos en breve probar los vinos de este nuevo terruño !!
    Abrazo. ROBERTO

    ResponderEliminar
  6. Muy linda experiencia la de podar, me pone contento que existan estos micro emprendimientos.
    Saludos y exitos a los viticultores bonaerenses!!!

    ResponderEliminar
  7. BU-E-NI-SI-MA!!!!

    Los mejores deseos... un gustazo leerlos y aprender, como siempre!

    Salutes!

    ResponderEliminar
  8. Gran experiencia la que pudieron vivir y espero que el proyecto tenga mucho éxito!
    Salutes

    ResponderEliminar
  9. Que bien le hace a la industria que sigamos expandiendo las frontal de la viticultura. Espero con muchas ganas poder catar el producto final de tanto esfuerzo y amor.
    Les deseo lo mejor y ojalá sigan apareciendo estos proyectos de expansión que tan bien le hacen al mundo del vino.

    ResponderEliminar
  10. Que bien le hace a la industria que sigamos expandiendo las frontal de la viticultura. Espero con muchas ganas poder catar el producto final de tanto esfuerzo y amor.
    Les deseo lo mejor y ojalá sigan apareciendo estos proyectos de expansión que tan bien le hacen al mundo del vino.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos tu comentario.