¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos
En esta ocasión, comparto con ustedes la nota que hice para la Revista Vinarquía que ya fue publicada. Si no conocen la revista aún, les cuento que se trata de un emprendimiento de Ariel Rodriguez, autor del blog homónimo a la revista y que tiene muy buena información sobre la actualidad del mundo del vino. Les recomiendo su lectura.

Se acerca el fin del año y eso lleva sin dudas a pensar en burbujas. Muchas son las ocasiones en esta época para darle lugar a los espumantes (o mejor dicho, a los vinos espumosos, para ser técnico) y cada vez es más grande la oferta de etiquetas.
Dentro del calendario anual de eventos relacionados al mundo del vino es ya un clásico el Sparkling Nights organizado por la revista Planeta Joy en el Hotel Panamericano, en pleno centro porteño. Una verdadera fiesta de espumas.
Antes de meternos de lleno en la crónica del evento, sería bueno que aclarar algunos términos relacionados a este tipo de vinos ya que a la hora de enfrentar la góndola nos vamos a encontrar con distintas clasificaciones que conviene saberlas de antemano para entender qué diferencias hay entre las distintas etiquetas.

La información que está en la etiqueta nos indicará varios aspectos, fundamentalmente su clasificación según su dulzura y el método utilizado para la toma de espuma.

Clasificación según contenido de azúcar
(Resolución RE-6-2013-INV del Instituto Nacional de Vitivinicultura)


  • NATURE: menos de 3 g/l
  • BRUT NATURE: menos de 7 g/l
  • EXTRA BRUT: menos de 11 g/l
  • BRUT: menos de 15 g/l
  • DEMI SEC: de 15 a 40 g/l
  • DULCE: más de 40 g/l
  • EXTRA DULCE: más de 60 g/l
Métodos de toma de espuma
Para la elaboración se parte de un vino base el cual puede ser varietal o de corte. Luego se realiza una segunda fermentación con la que se logra el gas carbónico. Hay dos grandes métodos para la toma de espuma:

El primero, Champenoise o Tradicional, donde se produce la segunda fermentación en botella y se mantiene en reposo durante un tiempo, luego se degüella, se agrega licor de expedición y se tapona. Este método es el más costoso y el usado por los grandes champañas franceses.

El segundo, Charmat, fermentación en tanques de acero inoxidable, y luego, se lo embotella.



La feria
Ahora metámonos de lleno en la feria que se llevó a cabo entre el 22 y 24 de octubre y congregó a más de 25 bodegas que descorcharon sus clásicos y sus novedades.

En la entrada, te entregaban una copa flauta de buena calidad para degustar cuanta espuma desearas (sin cupones ni límites como en otras ferias).

El primer salón contaba con stands de diferentes empresas que acompañaron a la feria como café Cabrales, cerveza Warsteiner, Mixxtail Mojito (de cervecería Quilmes), Aperol Spritz, aceites saborizados de La Toscana, tés premium HRD, pastas secas Maltesi y agua Eco de los Andes.

Por otro lado se ubicaba el área de gastronomía con carritos que ofrecían diferentes manjares a precios preferenciales: Bardot (ceviche), Cervelar (panchos gourmet), Brulée (tablas de queso), Mariana Pagés (bruschettas) y QuéChipá (pancitos a base de mandioca).

Finalmente, en el salón principal, se encontraban distribuidos los stands de las bodegas, seis livings en el centro y un clásico de cada edición: Haru Sushi. También se encontraba un DJ que musicalizó el evento.

Las bodegas participantes fueron las siguientes: Estancia Mendoza, Las Perdices, Casarena, Alamos, Kaikén, Cruzat, Finca Sophenia, Alma 4, Norton, Dante Robino, Séptima - Codorniú, Rosell Boher, Casa Bianchi, Mumm, Vistalba, Amalaya, Nieto Senetiner, Freixenet, Del Fin del Mundo, Secreto Patagónico, Familia Schroeder, Alta Vista, Tapiz, Finca La Linda (Luigi Bosca), Putruele y Saenz Briones.

En los livings se encontraban Norton con su Cosecha Tardía, New Age con su línea de espumantes Extra Brut y Sweet Gold, Finca Las Moras con su Dadá 7, Saint Felicien con su exponente de método tradicional y Chandon elaborando tragos con su Délice.

Novedades destacadasComo en cada recorrida de feria, he probado varias etiquetas. Lamentablemente, al poder concurrir uno solo de los tres días, no se hace a tiempo a probar todas. Como esto lo sabía de antemano, opté por atacar las novedades y luego rever los clásicos.

Amalaya Brut Nature (Charmat de $100.-) fue una de las grandes novedades. Una espuma con el corte inverso del clásico blend blanco salteño (80% riesling y 20% torrontés), bien fresca, con notas florales y algo mineral.

CarinaE Chin Chin Brut Nature (Charmat largo - $130.-) se presentó fresco, elegante, con notas de frutas tropicales y de pan. Un corte clásico de 80% Chardonnay y 20% Pinot Noir de la zona de Cruz de Piedra que elaboró la bodega por su décimo aniversario.

Tapiz Espumante Malbec Rosé (Charmat - $85.-) fue una gratísima sorpresa. Su color rosado brillante, su buena acidez, sus notas a frutillas y cerezas y fundamentalmente su rico sabor, todo esto combinado con su muy buen precio, hizo que sea uno de nuestros preferidos dentro de las novedades que probamos.

Sophenia Synthesis Brut Nature (Champenoise - $220.-) gran revelación de Gualtallary. Notas melosas y de pan tostado, gran equilibrio y untuosidad que combinadas con su gran persistencia hacen un combo de sabor que se diferencia bastante en el segmento. Vale la pena la inversión.

Gran Dante Brut Nature (Champenoise - $250.-) Elaborado con Chardonnay de Lujan de Cuyo y Pinot Noir de Tupungato es una excelente espuma de alta gama que presenta notas de frutas maduras y frutas secas con un largo final. Una muy linda creación de la bodega Dante Robino.

Clásicos destacados
Rosell Boher Grand Cuvée Millésimée (Champenoise - $475.-) Si la región de la Champagne francesa tuviese sede en Argentina, sin dudas estaría ubicada en Cavas Rosell Boher. Este es, a mi criterio (y seguramente al de muchos) el mejor exponente de los espumantes del país. 85% Pinot Noir y 15% Chardonnay del Valle de Uco que se conjugan en una espuma que maduró 40 meses sobre lías y se muestra pleno, intenso, complejo y sus finísimas burbujas son excelentes compañeras de grandes momentos.

Alma 4 Bonarda 2012 (Champenoise - $143.-) Desde hace unos años Sebastián Zuccardi introdujo este exponente que junto a sus cuatro hermanos, Pinot Chardonnay, Pinot Rosé, Chardonnay Roble y Viognier, componen la línea Alma 4. De los cuatro, este Bonarda es el que más me gustó por lo diferente y audaz. Muy recomendado para maridar con pizzas.

Cruzat Cuvée Réserve Rosé Extra Brut (Champenoise - $189.-) elegancia, equilibrio y complejidad de la mano de Pedro Rosell. Gran exponente con reconocimiento internacional que es elaborado con Chardonnay y Pinot Noir de San José, Valle de Uco que pasan 24 meses en tanques y otros 24 sobre lías en botella.

María Codorniú Extra Brut (Charmat - $93.-) caballito de batalla en espumantes. Con el correr de los años fueron dejándole cada vez un poco más de azúcar residual. Ahora con la nueva disposición (ver clasificación según azúcar) sigue encasillando dentro de la categoría Extra Brut. Ideal para todo tipo de ocasión, no falla nunca y es accesible.




Tendencia
Una tendencia que viene creciendo y este año se vio más remarcada y con mucha inversión por parte de las bodegas es la de elaborar espumas dulces, extra dulces y tardías. Debo reconocer que el mercado es el que manda y a pesar que no soy amante de este tipo de espumas hay algunas que, con un maridaje justo, me gustan.

También se vieron algunas sidras de alta gama, elaboradas con método tradicional. Tal es el caso de Casarena con su Rama Negra Sidra Espumante Extra Brut y la 1888 Cosecha Especial de Sáenz Briones.

Resumiendo
Año tras año, Sparkling Nights se presenta en una fecha estratégica para que las bodegas presenten su cartera de espumas de cara a las fiestas. Como punto a favor, hay que remarcar que al ser una feria solo de espumas, está muy bien cuidado el tema de la copa que te dan para degustar, la temperatura de servicio y la distribución del lugar que es muy acorde. Como punto negativo, veo que se convirtió en un “After Office” y hay mucha gente que va a pedir “dame el más caro” sin saber nada acerca de las espumas. Este factor hace que pasada una hora de abierto el espacio explote de gente y lo que debería ser un salón de exposiciones termina pareciendo un pub.

Finalmente quiero agradecerle a Ariel este espacio y aprovecho para desearle unas excelentes fiestas a toda la platea de Vinarquía. Brindo con todos ustedes por un magnífico 2015. ¡Salud!

Las fotos sin marca de agua son de Joy.