¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos
Han pasado ya cinco años desde la primera juntada que hicimos con Maxi en torno al vino. Quién nos iba a decir que esa caminata en busca de unas cajas de vinos que se habían comprado en la oficina iban a marcar un nuevo horizonte. Recuerdo como si fuera hoy el diálogo (diciembre de 2009): 
- Alguna vez te tomaste un vino de esos de 200 mangos?
- En Mar del Plata con mi "compañero de vinos" alguno probamos.
- Por qué no compramos uno por mes y nos juntamos en casa a tomarlo con unos quesitos?
- Cuando arrancamos?
- El segundo jueves de cada mes te va?
- Listo.
Por tema de vacaciones, en enero de 2010 no pudimos comenzar, pero fieles a nuestro compromiso, el segundo jueves de febrero de 2010, día 17, nos encontró a la salida del trabajo descorchando nuestro primer vino de alta gama. 
Había que bautizar esta idea y como se iba a tratar de un vino por mes, nada mejor que "El Vino del Mes"
Con el afán de dejar todo documentado, creé el blog, y con el auge de la explosión de las redes sociales, también cuenta y página de facebook y twitter.
Así nació nuestra locura y hoy cinco años más tarde, casi 200 notas publicadas, más de 163.000 visitas únicas al blog, más de 1.300 amigos en facebook y más de 2.000 seguidores en twitter, podemos decir que estamos muy contentos de todo lo vivido, aprendido, compartido, y por saber que todavía hay muchísimo más por vivir, aprender y compartir.

Como siempre lo que tenemos que decirles es:



Como mucho saben, uno de los pilares de nuestras veladas es la magia. Intentamos, a través de la ilusión,  lograr trasportar a nuestros invitados a un lugar de disfrute. 
En varias notas que publiqué hice mención a uno de los maestros que marcó mi rumbo en el arte de la prestidigitación: René Lavand.
Lamentablemente hoy ha partido con su baraja hacia otro mundo donde, no tengo dudas, deslumbrará a un nuevo público.
Así se definía él: "La única misión del artista es convencer al mundo de la verdad de su propia mentira. No hay artista sin estilo y yo creo que logré añadir belleza al asombro al arrimarle al ilusionismo una dosis de poesía y dramatismo"






Hasta siempre René!!