¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos
Cada día me convenzo más que el maridaje Pizza & Bonarda funciona a la perfección. La combinación de la masa con los ingredientes salados de la pizza junto con el suave dulzor de la uva bonarda genera un choque de sabores que permite realzar la aromática y el retrogusto tanto del sólido como del líquido.

Por ello, cuando el menú acusó pizza casera, en lo primero que pensé fue en descorchar este ejemplar que estaba esperando la ocasión.

Mairena Bonarda Sandy Soil Selection 2014
Otra de las perlitas que entregó BonVivir en una de sus selecciones. De gran color rojo oscuro muy brillante, característico del varietal. Nariz frutal con notas mentoladas y especiadas. En boca entra suave y dulce, con muy buena expresión frutal, buen cuerpo, gran acidez, taninos firmes y largo final. Un vino que representa muy bien a la variedad y que se puede considerar muy buena alternativa para quienes están comenzando este fabuloso camino de descubrir al vino como para entender a esta gran cepa tan bastardeada algún tiempo atrás.

El proyecto Mairena pertenece a la Familia Blanco que lleva muchos años en el cultivo de la vid y desde 2005 se lanzó a crear sus vinos con uvas propias de Ugarteche. Particularmente esta Bonarda es una selección de sus parrales plantados en suelo arenoso (Sandy Soil Selection) que luego de vinificada el 50% del vino pasó 6 meses por roble francés (la ficha no aclara el uso) y posteriormente unos 6 meses en estiba. Los responsables de la enología son Rodolfo Minuzzi y Gabriel Blanco.

Mención aparte, excelente la gráfica de todas las etiquetas de la bodega.

Hasta la próxima!!!!
Hace tiempo se viene hablando en la sociedad acerca de la conciencia ambiental. Reciclado, proyectos sustentables, huella de carbono, etc. La industria vitivinícola no puede quedar afuera de esta gran movida verde a favor de la ecología. Por ello es que hace años se viene trabajando en distintos aspectos pero sobre todas las cosas en el envasado. Botellas mucho más livianas, tapones ecológicos y tapa a rosca son algunos de los ejemplos, pero sin duda algo que llegó para quedarse y está haciendo bastante ruido es el Bag in Box, también conocido como vino en bolsa o vino por copa.

Si bien el concepto en nuestro país es nuevo, el Bag in Box fue creado hace unos 50 años en Australia. Consiste en una bolsa provista de una válvula o grifo para el consumo del producto que es puesta en una caja de cartón con un troquel para liberar el grifo. A medida que se va sirviendo, la bolsa se contrae manteniendo el hermetismo. El vino envasado con este sistema puede encontrarse en varias presentaciones siendo los formatos de 3 y 5 litros los más populares.

Muchas son las ventajas que brinda este sistema:
  • Conservación: No permite el paso de oxígeno por cierre al vacío y por ende, el vino no se altera. 
  • Transporte y manipulación: El Bag In Box de 3 litros es casi un 50% más liviano y ocupa menos espacio que 4 botellas de vidrio por lo que se reduce el costo de transporte.
  • Ecológico y sustentable: 100% reciclable. Su producción genera 79% menos gases de efecto invernadero que las botellas de vidrio.
  • Consumo moderado: Es ideal para quienes toman una sola copa por día. Puede permanecer de 6 a 8 semanas inalterado. 
  • Económico: Estás pagando prácticamente alrededor de un 55% del valor del mismo producto en botella.


Como les conté en la nota de la última velada, en mi paso por Caminos y Sabores me traje un Bag In Box de Almahuar Cabernet Sauvignon Roble 2013. La última reunión familiar, fue el motivo de "descorche".
Al llegar con la novedad hubo varios comentarios del tipo "Eh! Trajiste un tetra", "Esa es la damajuana del siglo XXI", "Mirá como termina todo manchado de vino", pero la cosa es que me cansé de servir copas y parecía inagotable.

Podría contarles que el vino se presentó rojo oscuro tirando al violáceo con buen brillo, con una nariz donde destacaba la fruta y la especias con notas de vainilla muy presentes, una boca de entrada dulce, cuerpo medio, buena acidez, taninos moderados y final medio, pero prefiero contarles que a todos le gustó el vino, que conforme iban saliendo cortes de la parrilla, era frecuente el servicio de Refill y terminamos todos muy conformes con lo que nos ofreció este vino. 

Broche de oro: RPC Imbatible. $140.- por los 3 litros. Say no more!

Hasta la próxima!!!!
Continuando la búsqueda de grandes vinos con buena relación de precio-calidad, hoy quiero hablarles de un exponente salteño que supo ganarse su lugar en la góndola con el correr de los años. 
Por diversos motivos que no vienen al caso, hoy mas que nunca hago mío el significado del nombre del vino: Esperanza por un milagro es lo que quiere decir Amalaya en lengua indígena.

Allá por 2011 el proyecto Amalaya se separó de Colomé (también de la Familia Hess) y se consolidó como bodega independiente de los Valles Calchaquíes. "Donde otros vieron un desierto nosotros vimos grandes vinos" reza el slogan de la bodega y luego de haber probados todas las añadas de este corte de tintos de altura, puedo decir que no están tan equivocados. 

Hoy les hablo de la cosecha 2013 que se trata de un corte de 75% Malbec, 15% Syrah y 10% Cabernet Sauvignon en el que apenas el 30% del vino pasó 10 meses por roble francés.

A la vista un rojo intenso con destellos púrpura, una nariz característica del norte con destaque de frutas rojas, flores, notas terrosas y especias como la pimienta. En boca entra muy suave, y explota en medio de boca con taninos suaves y redondos, sabores frutales, cuerpo medio y acidez justa que en cada trago nos regala un rico, elegante y persistente final.

El precio sugerido de $98.- está muy bien y por algo ha sido elegido Best Buy por Wine Spectator. 

Hasta la próxima!!!!
Domingo al mediodía. Se acerca la hora donde comienza a picar el bagre y nos miramos con mi mujer y decimos: ¿hacemos unos ravioles?
Sin responder nada fui a la cava y descorché un vino para que comience a airearse. Limpié la mesada, saqué una tabla, piqué una cebolla y la puse a rehogar en oliva. Mientras tanto, cubeteé unos tomates y cuando la cebolla había blanqueado se los agregué a la cacerola. Un choro de vino tinto y cuando evaporó el alcohol le agregué puré de tomate, pimentón dulce, sal y pimienta. Mientras tanto, puse a hervir agua para los ravioles. Al rato, eché la pasta al agua y le agregué orégano y un mix de condimentos secos a la salsa. Cuando estuvieron listos, los levanté con espumadera, le puse la salsa, un poco de queso rayado y algunas láminas de sardo para decorar. Pero... en qué había pensado para acompañar?

Enamore Blend 2012
Interesante propuesta de Bodega Renacer con un perfil romántico en todos sus aspectos empezando por el nombre, siguiendo por la imagen y la botella tipo borgoña, y culminando por el vino en todas sus fases organolépticas. Un vino que al probarlo te atrapa la conjunción de aromas y sabores a frutos secos, especias, mermelada de frutas negras, con una boca que entra dulce y pasa sedosa y cremosa con un enorme final. Mucha elegancia, armonía y con muy buena integración de la fruta y los 12 meses de roble francés.

Su proceso de elaboración está basado en la técnica de Appasimiento (o Passito) en el cual la idea es dejar que los racimos pierdan peso por la exposición a vientos secos y temperatura ambiente.

Cada añada de Enamore se realiza un corte diferente. El enólogo Pablo Sanchez con el asesoramiento de Alberto Antonini decidió para este 2012 una composición varietal de 45% de Malbec, 5% de Cabernet Franc, 40% de Cabernet Sauvignon, y 10% de Bonarda.

Este vino, que cosecha tras cosecha obtiene excelentes puntajes de los grandes críticos internacionales (siempre por arriba de los 90pts.),  Renacer lo realiza en conjunto con Allegrini, productor de Amarone (casi un anagrama de Emanore) que es un clásico de la DOC italiana Della Valpolicella que se elabora con esta técnica.

Su precio sugerido es de $195.- y está muy bien ubicado en el rango.

En cuanto al maridaje con los ravioles solo les digo que me comí dos platos y nos tomamos toda la botella. Estaban tan buenos que no les di tiempo ni para sacarle una foto.

Excelente imagen de la bodega

Acá les dejo la nota de cuando, por nuestros comienzos, probamos la cosecha 2008.

Hasta la próxima!!!!

Últimamente me estoy dedicando a hacer reseñas breves sobre vinos que estoy tomando o que tomé no hace mucho. En esta oportunidad voy a contarles sobre el proyecto de un amigo de la casa que a pedido de un público muy grande se lanzó a hacer un vino joven con poca madera en dos sabores que son los dos varietales más vendidos en el país: Malbec y Cabernet Sauvignon.

En el frente puede verse la silueta del legendario Charles Chaplin con su bombín y su "Cayado" (bastón de madera de mango curvo) caminando hacia el horizonte y dando la sensación de satisfacción luego de haber probado una copa de este vino. 

Sobre la base de la etiqueta se parafrasea una de las máximas del actor humorista mas grande del cine mudo, "un día sin risas es un día perdido". Y de verdad es así. Todos sabemos que el alcohol desinhibe y suelta la risa, que un vino que te gusta te hace esbozar un sonrisa, que el hecho de compartir una reunión con amigos con una copa de vino de por medio te hace feliz, en fin: "un vino sin risas es un vino perdido".

Eduardo Vidal nos tiene acostumbrados a vinos de muchísima estructura, elegancia, complejidad y carácter. Hablando con él acerca de cómo me recomendaba tomar los Cayado para apreciarlos al máximo, lo primero que me dijo fue "olvidate del Nube" (haciendo referencia a su ópera prima Nube Negra). También aportó un dato no menor: "el Malbec a 18ºC y el Cabernet a 16ºC" me dijo y obviamente le hice caso.

Si bien la etiqueta no detalla la añada, tuvo ya dos vendimias: 2012 y 2013. Al día de hoy ya he tomado varias botellas del 2012 y se ha mostrado muy atrevido para ser un vino de $65.- Parece mentira pero a este precio le pelea y le gana la pulseada a muchos referentes de gama media que vemos en góndola.

Yendo al vino voy a empezar por el Cabernet Sauvignon que es frutal con un aporte de especias y notas ahumadas, muy equilibrado y tomable.
Por su parte, el Malbec en nariz es ciento por ciento fruta roja, en boca entra suave y pasa ligero. Es un vino franco que ofrece un fondo dulzón que no abruma, al contrario, le sienta bien.
Ambos varietales se caracterizan por tener una muy buena acidez y largo final.

Debemos felicitar a Eduardo por haber cumplido su objetivo: "quiero hacerle llegar al consumidor un vino con una excelente relación calidad-precio".

Hace poco fue fraccionada la cosecha 2013 y los tengo en gatera esperando que ganen tiempo en botella para descorcharlos. Sígannos por las redes sociales que ni bien pruebe alguno les cuento mi parecer.

Hasta la próxima!!!
La semana pasada me invitaron a un almuerzo y dejaron en mis manos la elección del vino. Luego de descartar el blanco y rosado, porque la mayoría prefería tinto y considerando los platos que se habían elegido, opté por seleccionar un Pinot Noir de la carta. Hacía rato no tomaba esta cepa y mas allá que me gustó mucho, debo reconocer que maridó perfecto con el risotto con pulpos y chipirones.
Al día siguiente, tuve un día de esos que son para olvidar pero por suerte, a la noche pude sentarme a disfrutar de un buen vino. Me merecía un momento de paz. Abrí la cava y recordando el día anterior, busqué un pinot noir y a continuación les cuento lo que descorché.

Zorzal Gran Terroir Pinot Noir 2013
Debo comenzar diciendo que todo lo que he probado de esta bodega siempre me ha gustado. La combinación Gualtallary / Juan Pablo Michelini funciona de maravillas tanto para los vinos jóvenes como para los reserva y super premium.
Diferente a los pinot patagónicos, este Zorzal se presenta con más profundidad de color, mucha mineralidad en nariz y muy sedoso en boca. Si bien tiene muy presente esa fruta roja como la frutilla y notas florales, me sorprendieron notas herbáceas (hinojo?) y un vago recuerdo del licor que tomaba mi abuelo: 8 Hermanos.
En boca es suave, con cuerpo medio, buena estructura, taninos sedosos y de persistencia prolongada.

Un vino franco, que a medida que va pasando, te invita a seguir tomando y creo que esa es una de las sensaciones que pretende despertar cualquier enólogo en el consumidor de sus vinos.

Se consigue en varios lugares a un precio de $165.- ó $182.- según vinoteca. En el primero de los casos la RPC me parece buena, en el segundo, no tanto. Así que busquen bien antes de comprar.

Hasta la próxima!!