¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos

En un gran esfuerzo de producción, junto a los Argentina Wine Bloggers lanzamos una movida educativa que denominamos #RegionesDelVino donde cada blog se ocupa de hablar de alguna zona productiva del país.

Nosotros elegimos una de las zonas mas nuevas de la patagonia y del país, cuya historia vitivinícola data de apenas dos décadas y actualmente produce vinos de altísima calidad reconocidos a nivel nacional e internacional. Luego de hablar con Florencia Fiorenza de la Cámara de Bodegas Exportadoras de la Patagonia, y gracias a su gestión, me pude contactar con grandes referentes de la zona que aportaron su experiencia y testimonio para esta nota.

Imagen de Wines of Argentina

La región

Ubicada a 55 km. al noroeste de la capital homónima de la provincia de Neuquén, se encuentra la localidad de San Patricio del Chañar perteneciente al departamento de Añelo. Esta fue la zona elegida para los grandes emprendimientos de cultivos de frutales hasta que en 1999, luego de realizar análisis de las condiciones del lugar, Julio Viola, fundador de Bodega Del Fin del Mundo, vislumbró que el desierto patagónico tenía oculto un gran potencial vitivinícola. "Los viñedos y las bodegas están instalados al pie y sobre la barda norte del Río Neuquén, en suelos vírgenes, donde se le gano tierra al desierto y se implantaron casi 1.800 has. de viña" nos cuenta Marcelo Mirás, referente enológico de la patagonia quien estuvo a cargo de la enología de dicha bodega en sus comienzos.
Contundente fue el testimonio que nos ofreció uno de los periodistas enológicos mas reconocidos del país, Fabricio Portelli, cuando le consultamos su visión sobre la zona: "Fui testigo del nacimiento de muchas bodegas argentinas que hoy son referentes, pero solo un terruño (o mejor dicho provincia vitivinícola) como San Patricio del Chañar. Y no se trata solo de una cuestión de suelo y clima, sino más bien del hombre. El mismo que hoy es tan importante e influyente en las zonas más tradicionales de la Argentina. Porque sin la búsqueda del hombre, motivada por una curiosidad incansable, alimentada por pasión pero también por hambre de gloria, el desafío a los límites no hubiera sido posible.
SPC nació en la nada, en un desierto, igual que Cuyo hace más de 150 años, aunque en este caso sobre una inmensa estepa patogónica. Las ganas son las mismas, pero esta vez la tecnología potenció las cosas.
Los hacedores eran más experimentados que los bodegueros, cuando todo empezó hace casi 20 años. Pero hoy ya todos conviven en la gran familia neuquina del vino. Es muy fuerte lo que lograron en poco tiempo, porque no solo se trata de una zona, sino de un provincia entera representada por una pequeña zona".

El clima

La zona registra un promedio de precipitaciones anuales de 180 mm y una amplitud térmica mayor a los 20°C entre el día y la noche en etapa de maduración. "San Patricio del Chañar, es una zona donde generalmente el verano es corto, y las noches frescas/frías" aclara Nicolás Navío, enólogo de Bodega Patritti. Predominan los vientos fuertes del oeste-sudoeste, en su mayoría durante primavera y verano, favoreciendo la sanidad de los viñedos, al atenuar el desarrollo de enfermedades. La otra característica climática muy relevante es la gran cantidad de tiempo de exposición solar. Un combo perfecto de condiciones que se necesita para obtener uvas de gran calidad. "La luminosidad es muy importante por lo que las variedades suelen alcanzar su punto de madurez sin inconvenientes, las noches frescas permiten mantener un equilibrio entre la acidez y el alcohol, generando vinos de muy buena estructura. En la escala Winkler se trata de una zona justo entre 3 y 4" nos cuenta Julio Viola (hijo), director de Bodega Del Fin del Mundo. Esta escala que menciona Julio, permite medir regiones vitícolas desde el punto de vista de la temperatura [fuente].
SPC se encuentra a una latitud de 39º sur que "es igual a la de la región de Burdeos en Francia. Lo que en Mendoza buscan con la altura, que son las noches frescas y la amplitud térmica, nosotros lo tenemos con la latitud" comenta Roberto Schroeder, presidente de Familia Schroeder [fuente]
Por otro lado no hay que perder de vista que la región se ve afectada por fuertes vientos por lo que "el cultivo de vid esta protegido de los vientos por medio de cortinas de álamos (setos vivos), también con las siembras de pasturas", nos comenta Leonardo Puppato, responsable de enólogía en Familia Schroeder.

CLIMOGRAMA SAN PATRICIO DEL CHAÑAR - fuente: Climate-Data.org

DIAGRAMA DE TEMPERATURA SAN PATRICIO DEL CHAÑAR - fuente: Climate-Data.org

TABLA CLIMÁTICA SAN PATRICIO DEL CHAÑAR - fuente: Climate-Data.org

El suelo

Tal como comentaba Marcelo Miras, la región contaba con suelos vírgenes y donde había desierto se crearon viñedos cultivados entre los 320 y 415 msnm. La región posee suelos arenosos y pedregosos. Los suelos arenosos no retienen bien el agua y son pobres en materia orgánica, de ellos saldrán vinos más cálidos, con gran cantidad de matices aromáticos y menos estructurados. Por otro lado, los suelos pedregosos son perfectos ya que favorecen el crecimiento de la vid al poseer muy buen drenaje y permeabilidad.
Leonardo Puppato cuenta que "en algunas parcelas se debió levantar las mangueras porque debido a los suelos muy arenosos y los vientos frecuentes de la región se produce el taponamiento de las mismas. El hecho de estar elevadas no perjudica al riego en caso de vientos fuertes, porque a lo sumo la gota se correría 2 o 3 cm. de la planta lo que se encuentra dentro del rango de distancias permitidas".

Las variedades

Cuenta Marcelo Miras que "las variedades implantadas en un primera etapa fueron, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot, luego se le sumaron Syrah, Cabernet Franc, Semillón, Torrontés, Petit Verdot, Tempranillo, Gewürztraminer, Tannat".
Por su parte, Julio Viola (hijo) comenta que "la principal variedad plantada en esta zona es Malbec, seguida de otras tintas como Cabernet Sauvignon, Merlot y Pinot Noir entre las más tradicionales. También aparecieron otras tintas menos difundidas como Cabernet Franc, Syrah, Petit Verdot y Tannat . En las Blancas Sauvignon Blanc y Chardonnay lideran el listado seguidas por Semillón, Viognier  y Torrontés", y luego agrega que "es una zona que se puede permitir hacer grandes Pinot y grandes Cabarnet Sauvignon aunque tengan ciclos vegetativos muy distintos".


La tecnología

"Todas las bodegas se instalaron con tecnología de punta, las que siguieron incorporando tecnología a través de los años, mejorando así la capacidad operativa de las mismas", cuenta Miras y esto se evidencia, por ejemplo en el testimonio de Julio Viola (padre) en una entrevista de la revista Clase de El Cronista, "logramos implementar el que terminó siendo uno de los sistemas de riego presurizado más grandes de Sudamérica: se instalaron 6 plantas que bombean el agua equivalente a la demanda de una ciudad de 200 mil habitantes a través de una red de 400 kilómetros de acueductos subterráneos y un total de 9 mil kilómetros de mangueras de goteo, equivalente a la distancia entre Buenos Aires y Nueva York. Así transformamos el desierto en un oasis verde." [fuente]
Todas las bodegas de la región fueron construidas en lo mas alto de sus tierras para aprovechar la gravedad y utilizar la menor cantidad de bombas, son modernas, funcionales y están equipadas con la última tecnología. Algunas cuentan con certificación ISO 22000.

Imagen de Familia Schroeder

Los vinos

Ya hablamos de la historia de la región, del clima, de los tipos de suelo, las variedades implantadas y la tecnología. Todo esto se conjuga para obtener uvas de excelentes condiciones de sanidad, gran concentración de colores y aromas, lenta evolución de taninos y un perfecto nivel de acidez que luego darán vinos de alta calidad.
Los vinos de la región presentan una notable concentración de color en todas sus variedades, alto nivel de fruta en los aromas, gran cuerpo y estructura. El clima frío permite lograr vinos tintos más elegantes.

Una de las características más importante es la sanidad de la región, la acidez natural y la presencia de compuestos polifenólicos en cantidad. Obteniendo vinos muy aromáticos, colores intensos y buena carga tánica. Gracias a estas condiciones se pueden elaborar excelentes vinos, ya sea frescos, del año como también vinos complejos y de guarda. Obviamente aplicando la tecnología y conocimientos necesarios. - Nicolás Navío, enólogo de Bodega Patritti
Obviamente, cuando hablamos de vinos, no nos detenemos solo en vinos tranquilos, ya que los espumantes de la zona tienen muy bien ganada su buena reputación tal como dice Julio Viola: "Capítulo aparte para los espumantes. Vale destacar que no se corrige acidez ni para los bases de espumante ni para los vinos blancos en esta zona debido a la excelente concentración natural que presentan. Creo que el potencial en vinos espumantes es muy alto, teniendo en cuenta la enorme proporción en Pinot Noir que esta zona tiene en comparación al resto del país".

Las bodegas

La región actualmente cuenta con cinco bodegas, todas ubicadas al norte de la ruta provincial 7. Me pareció una buena opción crear un mapa interactivo en el cual encontrarán la ubicación exacta de cada una. El mismo lo podrán tener disponible en su dispositivo como base para planificar su viaje. Haciendo clic en los iconos de las copas, accederán a más información y enlace a los sitios de cada bodega.



Bodega Del Fin del Mundo fue la primera bodega moderna de San Patricio del Chañar, con plantaciones de vid desde el año 1999, siendo hoy la de mayor producción. Se localiza en la Ruta Provincial Nº 8 en el km 9.

Bodega Familia Schroeder posee una atractiva arquitectura adaptada al perfil del terreno de forma armónica. Tiene un restaurante gourmet. Se ubica en la Ruta 7, picada 7.

Bodega Malma (ex NQN) es también de última generación y fue la primera en tener restaurant con excelente vistaa a los viñedos y la estepa patagónica. Se localiza en la Ruta Provincial Nº 7 calle 15.

Bodega Secreto Patagónico trabaja bajo la modalidad “single vineyards” lo que permite hacer una selección especial para elaborar ediciones limitadas de alta gama. Está ubicada en la Ruta Provincial Nº7 en la picada 4 y media.

Bodega Patritti presenta un diseño arquitectónico novedoso con un techo ondulado. Cuenta con un innovador sistema de control de vinos de guarda que permite determinar el punto máximo de estiva para cada uno de los vinos. Está ubicada en la Ruta Provincial Nº 7 Picada 1 Norte.

Estadísticas

Todos los datos que presento en esta nota, fueron obtenidos del Informe Región Sur del INV de julio de 2018. La información de la región viene segregada por provincia y departamento. Si bien se podría decir que la provincia tiene alrededor de 40 elaboradores de vino casero y artesanal, dicho informe habla de 7 bodegas elaboradoras que produjeron mas de cien mil quintales y elaboraron casi 60 mil hectolitros durante 2017. Prácticamente el doble que lo sucedido en Río Negro.

La provincia de Neuquén tiene un superficie cultivada de 1.758 ha (2017), distribuidas en 88 viñedos, representa el 0,8% del total de vid del país y el 47% de la región patagónica. Ha registrado un aumento del 6% (+102 ha) en superficie cultivada respecto al año 2010. El aumento de superficie de vid producido en Neuquén en el período 2000-2017 (880%) coloca a esta provincia en el 6º lugar de importancia a nivel país.

La matriz vitícola de Neuquén se presenta con el 99,8% de variedades aptas para la obtención de vinos de alta calidad enológica. Se registran solo 0,2 ha de uva para consumo en fresco.



Hacia el futuro

Si bien 15 años pareciera mucho tiempo, cuando hablamos de viñedos, rendimiento, desarrollo de productos de calidad y posicionamiento en los mercados internos y externos, no son nada. Es apenas el comienzo. Por tal razón me interesaba conocer la opinión de los referentes consultados acerca de cómo se imaginan el futuro de la región y a continuación comparto sus palabras:

- Marcelo Miras: "De acá al futuro veo, una consolidación de la zona, por los viñedos constituyéndose en un oasis vitícola y mejor un conocimiento de los enólogos, en las condiciones de la producción de las uvas, que solo lo da el tiempo, y permite seguir mejorando la calidad de los vinos año a año".

- Fabricio Portelli: "Por ahora son viñas jóvenes que recién empiezan a equilibrarse, como las bodegas que ya alcanzaron una presencia estable en diversos mercados, y ahora es tiempo de consolidarse. Creo que están en plena búsqueda de un estilo propio, de vinos modernos y expresivos, con la fuerza que marca la región. Una historia que recién empieza y que promete escribir algo muy serio si se mantiene la consistencia, sobre todo a manos del Pinot Noir y del Malbec; y ojalá del Merlot también. Ahora es hora que se miren al espejo y pongan todos el foco en lograr un estilo que los distinga. Tiene todo por delante, pero sin dudas sigue siendo la región más emergente, por su reciente pasado, su gran presente y todo el potencial que tiene a futuro".

- Julio Viola: "Creo que el futuro de esta zona depende mucho mas de las vicisitudes humanas y los vaivenes económicos del país que de las condiciones climáticas. Al ser pocas empresas la partida de una o la llegada de otra cambian fuertemente los números macro, pero en definitiva si analizamos el potencial vitivinícola vemos solo posibilidades de crecimiento. Viñedos cada año mas afianzados, mayor caracterización de todos los sectores del viñedo, precisión creciente en los diagnósticos cuadro por cuadro que permiten aplicar técnicas y labores culturales diferenciados".

Turismo

Si hablamos de regiones del vino, no podemos pasar por alto la Ruta del Vino, que al igual que en provincias como Mendoza y Salta, por ejemplo, incluyen recorridos y visitas a las bodegas, gastronomía y diferentes atracciones. El caso del Chañar, todas las bodegas están abiertas al público con buena oferta gastronómica, visitas guiadas, posibilidad de participar en la poda y en la cosecha, y en particular mencionamos el caso de Familia Schroeder ya que en los movimientos de suelo que se hicieron cuando se construyó la bodega, se han encontrado restos fósiles de dinosaurios que habitaron estas tierras hace unos 75 millones de años [fuente].

Este sorprendente hallazgo es el que llevó a Familia Schroeder a bautizar SAURUS a su primer línea de vinos. En el sector donde fueron descubiertos estos restos se construyó una cava especial con un diseño que permitiera integrarla al resto de la bodega. En ese ámbito, el sector quedó intacto para conservar el hallazgo en su estado natural y así poder mostrar los restos en el lugar exacto en el cual fueron encontrados. - Leonardo Puppato
Foto de Familia Schroeder


Conclusiones

Sin dudas San Patricio del Chañar es una de las regiones más jóvenes del mapa vitivinícola argentino donde todo el esfuerzo está orientado a producir vino de alta calidad dejando de lado los altos rendimientos. Como dice Leo Puppato, "en esta región no hacemos cantidad, sino, calidad".
Es indiscutible que la tecnología de punta juega uno de los papeles mas importantes junto con la capacidad de los profesionales a cargo de cada uno de los emprendimientos sumado el soporte y asesoramiento de grandes referentes de la industria a nivel nacional e internacional (Michel Rolland, Roberto de la Mota y Mariano Di Paola). Ese combo se completa y potencia con las características del terroir lo que permite explicar el fenómeno de explosión y posicionamiento de la zona como productora de vinos premium que son reconocidos mundialmente.

Agradecimientos

Este trabajo no habría sido posible sin la colaboración de grandes referentes a los que estoy completamente agradecido:


Marcelo Miras
Enólogo de Bodega Miras, ex BDFM

Julio Viola (hijo)
Director de Bodega Del Fin del Mundo
Nicolás Navío
Enólogo de Bodega Patritti
Fabricio Portelli
Periodista de vinos [web]
Leonardo Puppato
Gerente de Producción y
Enología de Familia Schroeder
María Florencia Fiorenza
Responsable de Marketing
de Familia Schroeder

Para finalizar, les dejo enlace al resto de los trabajos que se publicaron sobre #RegionesDelVino en el sitio oficial de Argentina Wine Bloggers.







El 30 de agosto, gracias a los amigos Ezequiel Schneer y Marcelo Yanisky de Soil Wines Buenos Aires, pude disfrutar de una cata de Luna Austral, lo cual nos permitió a los asistentes probar los vinos de esta bodega que tienen como particularidad ser vinos biodinámicos. Se puede decir que fue una cata diferente a la que normalmente estamos acostumbrados a asistir, justamente por la cualidad de estos vinos. 

Al frente de la degustación estuvieron la sommelier Lucía Busnelli y su padre Roberto Busnelli, que son los propietarios de la bodega.

LAS COSAS POR SU NOMBRE:

Para comenzar, Lucia explicó algunos conceptos para dejar en claro las diferencias:

Un vino NATURAL teóricamente no debería contener sulfitos agregados, pero hoy no existe ningún tipo de protocolo, reglamentación o legislación lo cual hace difícil su calificación.

Un vino ORGÁNICO se elabora con un método certificado por el cual una certificadora realiza normalmente dos controles anuales: uno para la uva y otro para el vino ya elaborado. En la contra etiqueta debería figurar la certificación. Las uvas pueden provenir del viñedo o también pueden ser uvas orgánicas de otro viñedo. Solo se pueden utilizar hasta 80 partes por millón de sulfitos agregados. La fermentación puede ser con levaduras seleccionadas, luego la clarificación se realiza con productos ecológicos (clara ecológica: huevos ecológicos certificados), se hace el filtrado y el embotellado.

Un vino orgánico que NO está certificado es un vino AGROECOLÓGICO.

Un vino BIODINÁMICO se elabora con uvas ORGÁNICAS certificadas que deben provenir del propio viñedo, con lo cual no se pueden comprar uvas de otro lugar u obtenerlas de otro viñedo del cual uno pudiera ser propietario. El vino tiene que ser embotellado en la bodega situada en el viñedo. Es condición necesaria certificar la bodega y además utilizar levaduras nativas, no seleccionadas. La fermentación debe ser espontanea, no pudiéndose provocar la primer fermentación y solo se puede utilizar el control de temperatura. Se tiene el mismo límite de hasta 80 partes por millón de sulfitos agregados, que tienen los vinos orgánicos. No se hace clarificado, sino que se hace un tamizado de los compuestos sólidos y para finalizar un mínimo filtrado suave antes de embotellar por un tema de higiene. 

Con uvas certificadas uno bien podría elaborar un vino CONVENCIONAL utilizando levaduras seleccionadas (o no), fermentaciones espontaneas o causadas y limitándose hasta 150 partes por millón de sulfitos agregados. También se permite corregir acides, sobre todo en el hemisferio sur porque no alcanzamos los grados de acides del hemisferio norte por diferencias de humedad. Luego viene la estabilización, clarificación, filtrado y embotellado. 

LA BIODINAMIA:

Estas “restricciones“ se deben a que la biodinámica tiene que ver con que es un sistema cerrado de mínima entrada de insumos externos y todos los insumos que se utilizan para elaborar el vino tienen que estar producidos en el viñedo.

La biodinamia potencia y aprovecha lo mejor que se puede sacar de su propia tierra. - Lucía Busnelli

La biodinamia nace en 1924 cuando el investigador Rudolf Steiner se da cuenta que la tierra está contaminada post revolución industrial y se pregunta cómo hacer para sanar la tierra. Para ello propone volver a lo natural, a utilizar nuevamente los animales en la agricultura, algo impensado justamente en época post industrial.

El resultado es un sistema de mínima entrada y donde el hombre tiene la intervención directa con los materiales naturales. Todas las prácticas se basan en lo orgánico, sin agregado de fertilizantes químicos ni pesticidas.

LUNA AUSTRAL

En el 2004 Finca La Celia, ubicada en La Consulta, Valle de Uco, a 900 metros sobre el nivel del mar, vende a un grupo chileno 100 hectáreas de las 800 que le pertenecían en ese entonces. Estas hectáreas se encuentran en el corazón de la finca y Luna Austral compra 26 hectáreas de esa porción.

En 2008, bajo la guía del ingeniero agrónomo Mario Toso, conocedor de la cultura mendocina del viñedo y pionero en la viticultura biodinámica, Luna Austral implanta con certificación Demeter, unas 20 hectáreas de la siguiente forma:
  • 4 cuarteles de Malbec (que son 10 hectáreas)
  • 1 cuartel de Merlot
  • 2 cuarteles de Cabernet Franc
  • 1 cuartel de Pinot Noir que actualmente está siendo replantando a Merlot
Luna Austral, parte desde cero pudiendo implementar desde el inicio esta propuesta y por ello nace biodinámica. Además Luna Austral cuenta con un enólogo reconocido internacionalmente como pionero de la viticultura biodinámica, Álvaro Espinoza

Álvaro es agrónomo recibido en la Universidad Católica de Chile y se formó como enólogo en el Instituto de Enología de la Universidad de Burdeos, Francia. Luego de recibirse en 1989 emigra a California para completar su formación en la agricultura biodinámica con Alan York, uno de los padres del biodinamismo moderno.

En su vuelta a Chile se lanza a trabajar en Viña Emiliana y junto con José Guilisasti comienzan a transformar a orgánicas las hectáreas de Viña Emiliana convirtiéndola así en la bodega orgánica más grande de Sudamérica.

EL VIÑEDO Y LA FINCA

Todas las variedades fueron implantadas mediante la selección masal buscando así la máxima expresión y calidad. El Malbec proveniente de la finca de Ricardo Toso y el Merlot, Cabernet Franc y Pinot propios de Finca la Celia.

Para todo el viñedo se utiliza la poda doble Guyot y riego está a cargo del regador Luciano Púa, siendo el mismo por turnos y utilizando surcos. 

Se puede observar el diseño de la finca en curvas que tienen que ver con la energía y a su vez el edificio de producción se condice con una arquitectura sustentable que tiene la mínima intervención con el paisaje y fue diseñado teniendo en cuenta las corrientes de aire frío y cálido. El “limite” con los “vecinos” es mediante doble callejón y la mayoría de ellos con álamos. A pesar de tener un clima desértico, gracias a las prácticas biodinámicas las tierras son ricas en nutrientes y es por ello que los callejones no son de tierras sino que están “poblados” de chépica natural.

El viñedo cuenta con su propia huerta y además con las aromáticas que son utilizadas para el preparado de los compuestos.

La filosofía de Luna Austral es producir un vino nuevo ultra Premium, en armonía con la naturaleza pensando en todo momento que la biodinámica no es rendimiento, es calidad, salud y balance.

El resultado son vinos con identidad propia y con su estilo propio, respetando las cualidades de cada cepa y de la región.

Foto de Luna Austral Wines

LOS PREPARADOS Y EL COMPOST

Luna Austral también cuenta con el asesoramiento del consultor biodinámico Vincent Masson de Biodynamie Services, Borgoña, Francia.

La finca posee sus propias ovejas, vacas y caballos cuyo abono es uno de los elementos naturales que conforman el compost. Luego en este compost también están todos los restos vegetales provenientes del viñedo pudiendo provenir tanto de la poda así como también los restos de la fermentación y hollejos. Es importante que todos los “insumos” de este compost provengan del viñedo y que no se utilicen “residuos domésticos”. Al compost se le toma la temperatura, humedad y pH, porque debe estar en condiciones para que cumpla con su función, que es la de fertilizante fundamental del año, ya que se aplica luego de la poda.

El compost se potencia con seis preparados que suelen contener ortiga, manzanilla, diente de león, corteza de roble y milenrama, entre otros. Los preparados terminan en un humus negro bien concentrado en donde están las propiedades terapéuticas de cada planta y que continúa con actividad.

Los preparados, a su vez, se introducen en un contenedor de origen animal que puede ser o un cuerno o bien viseras, como estómago y vejiga. Los componentes animales aportan calcio y potasio a los preparados y la manera de unificar estos compuestos es enterrándolos según el calendario lunar Maya

El preparado identificado como boñiga o 500, es el que utiliza como contenedor un cuerno de vaca y que se entierra en verano, para desenterrarse luego de la cosecha. El 500 se aplica justamente luego de la poda, en raíz, de acuerdo al calendario cuando es época de raíz, su función es favorecer el desarrollo radicular y mantener la humedad del suelo ya que después de cosechar no se riega hasta Septiembre.

El preparado Sílice o 501 lleva cuarzo molido que tiene como propiedad atraer la luz. Dentro del cuerno, este preparado, se entierra en invierno y se desentierra en primavera. Se aplica antes de la floración y favorece la fotosíntesis gracias al sílice.

Estos preparados se dinamizan en agua para poder ser aplicados.

Fotos Luna Austral Wines

LOS VINOS

Para elaborar sus vinos, Luna Austral solo utiliza el 20% de la uva producida por ellos mismos, seleccionando solo lo mejor. Al ser uva biodinámica la piel es más gruesa por ende más resistente y posee un gran contenido de taninos.

El momento de cosecha es muy temprano por la mañana aprovechando las bajas temperaturas, cuidando que no se rompan los granos. 

Al realizar parte de la elaboración del vino en huevos de cemento, el caldo tiene su propio movimiento y contacto con sus pieles, con lo cual no es necesario hacer pisonage y es por eso que se hace solo un remontaje. El mismo se hace muy suave y pocas cantidades, con una bomba muy chica, normalmente después de la primera fermentación y las fermentaciones se frenan solas. 

Veamos los vinos que probamos:

Luna Austral Malbec 2013 y 2014

El Malbec se cosecha en 3 momentos diferentes con diferencias de 1 y 2 semanas por lo cual se vinifica por separado el mismo Malbec de distintos lotes. Se hace un blend de los caldos y el 50% va a los huevos de origen francés, de cemento recubiertos en epoxi marca Nomblot, y el otro 50% en barricas de roble francés de primer y segundo uso unos 18 meses. 

Fueron abiertos a las 14 horas y la degustación fue cerca de las 20 horas. Ambos embotellados en botella ecológica de 450 gramos.

En el 2014 aparecen aromas a flores, la violeta está muy presente, también fruta negra. En boca es de taninos firmes, robusto, se le augura una buena guarda. Final largo. Partida limitada de 4995 botellas.

El 2013 tiene un intenso color violeta y es el que más me atrajo en nariz, además de las flores y la fruta negra se aprecia un herbáceo elegante. En boca más amable que el 2014 pero sin dejar de ser un vino robusto. Partida limitada de 4500 botellas.

Ambos con buen cuerpo, robustos y que piden comida.


Sintonía 2013 y 2014

Roberto Busnelli es un apasionado de los vinos de Saint Emilion y encomendó a Álvaro Espinoza la elaboración de un vino “a su gusto”.

Ambos son cortes de 47% Merlot, 46% Cabernet Franc y 7% Malbec, cada varietal es fermentado en su momento de cosecha. El Malbec se agrega en última etapa ya que pertenece al blend final del caldo anterior.

El 50% va a huevos y el otro 50% a barricas de Saint Emilion de primer y segundo uso, tostado medio.

El 2013 es una partida limitada de 1500 botellas. Nariz sumamente atractiva con hierbas, fruta roja, flores y vainilla. En boca es frutal, amable y delicado sin dejar de tener su carácter, redondo, pide una segunda copa. Al dejarlo en copa cambiaba para mejor en cada instancia.

El 2014 es menos alcohólico y más fresco. Muy buen balance en boca. Partida limitada de 3136 botellas.


Luna Austral Malbec 2012:

Como frutilla del postre y fuera de programa pudimos degustar este ejemplar, que tiene una partida limitada de 2100 botellas y que a pesar que todavía le queda, a mi opinión, mucho más tiempo de guarda, muestra cómo pueden evolucionar para bien sus “hermanos” más nuevos.


Final de fiesta

Luego de la degustación, los amigos de Soil nos descolocaron totalmente con unas tablas pobladas de variedades de queso y embutidos “de caza” (ciervo, jabalí).


Como siempre, las degustaciones en Soil son muy instructivas y recomendables. Si no conocen aún la vinoteca, les dejo acá enlace a la entrevista que le hicimos a Ezequiel para #ElVinoEnVinotecas.

¡Salud!